uniendo el casco con la cubierta

4 de Marzo de 2016

 

Este es un momento crucial en el proceso de fabricación de nuestro kayak. Antes de afrontarlo tenemos que tener muy claro que todos los trabajos interiores están acabados, ya que una vez que el casco y la cubierta estén pegados hay trabajos que serán muy incómodos de hacer si no imposibles.

Este proceso al igual que en la mayoría de los casos se puede enfocar de distintas formas. Comentaré el sistema más extendido. Pero que yo no empleo por los motivos que relato a continuación. Yo creo y empleo “mi sistema” en el cual combino dos conceptos.

El método más empleado consiste en pegar la cubierta y es casco por el interior del kayak, empleando cinta de fibra de vidrio impregnada en resina a todo el largo de la junta de ambas partes. Este sistema siendo válido, para mí tiene dos inconvenientes. El primero es que tendremos que colocar los mamparos después de pegar el casco con la cubierta con la complejidad que ello implica. El segundo inconveniente es que por la forma “abananada” de la mayoría de los kayak, no tenemos buen acceso visual ni manual de la totalidad de la línea de unión del casco y la cubierta, con lo que tenemos que trabajar en las zonas de proa y popa casi a ciegas con el riesgo de laminar de forma deficiente e incómoda.

Por estos motivos yo empleo este sistema que consiste en lo siguiente:

001_zpskhdw0kpjCuando tenemos la cubierta y el casco terminados, (y como vimos en el apartado correspondiente con los mamparos colocados). Pegamos unos listones perimétricos al casco y la cubierta excepto en la zona de la cabina comprendida entre los manparos delantero y trasero.

Estos listones tiene la finalidad de aumentar la superficie de pegado.

Cuando estén secos los listones los repasamos con el cepillo para que no quede resaltos. Posicionamos el casco y la cubierta uno encima del otro para verificar que estén bien alineados y poder en caso negativo repasar el punto conflictivo.

Pintamos con resina todo el filo de unión, tanto del casco como de la cubierta y dejamos secar. Esta tarea tiene la finalidad de evitar que ningún punto del casco pudiera quedar expuesto al agua en caso que el posterior pegado con resina o adhesivo dejara algún punto sin cubrir.

Antes de empezar a pegar las dos piezas del kayak, volveremos a colocarlas de nuevo una encima de la otra, observaremos que en el 90% de los casos no se ajusta perfectamente uno con el otro aunque estén fabricados sobre la misma estructura de trabajo.

Esto podemos compensarlo y contrarrestarlo a la hora de pegar las dos piezas mediante la presión que ejerceremos con la cinta de embalaje y sobre todo con la cinchas de carraca que emplearemos conjuntamente. Aunque hay un pequeño truco que nos ayudará con este fin: Consiste en colocar unos listones atravesados ejerciendo un poco de presión en los puntos que lo requieran para alinear el casco con la cubierta mientras se seca el adhesivo. Esto facilita el trabajo bastante. Si tenemos que colocar un listón en un punto al que no lleguemos con el brazo, a este listón te ataremos un cabo para poder tirar de él y soltarlo cuando el proceso haya finalizado.

007_zps4ntcwbqh 008_zpskxcmxdmb

Vamos al lio!!!…

Podemos emplear como adhesivo resina espesada con sílice o micro esferas, espesando como en tantos otros casos hasta consistencia “nocilla”. Yo prefiero emplear adhesivos epoxi, ya que consigo este punto de densidad directamente con la mezcla de los dos componente sin añadir ningún aditivo más. Además de esto, estos adhesivos suelen ser algo mas elásticos que en caso de impacto absorben mejor la energía generada, Aunque dudo mucho de que con la resina epoxi convencional se fuera a soltar la unión, teniendo en cuanta que después laminaremos por fuera del casco. Aquí cada cual que tomo su decisión. Lo que si es muy importante (empleemos resina o adhesivo) es que sea de catalizacion lenta, ya que el proceso de pegado del casco con la cubierta puede llevarnos tiempo, y que se nos endureciera demasiado pronto la resina seria un drama en toda regla!!.

Ayudados con una pequeña espátula extendemos la resina o el adhesivo por todo el contorno de del casco y la cubierta, con algo de generosidad para garantizar que no dejemos zonas “secas”. Colocamos la cubierta sobre el casco y empezamos a presionar con cinta de embalaje. Es muy importante que la cinta sea de calidad para que no queden residuos en el kayak. De lo contrario nos volveremos locos quitándolos al terminar el proceso. La cinta de embalar de PVC es la mejor para este fin.

009_zpse3huwrh5 (1) 010_zpsonpuinzhComenzando por la proa vamos avanzando, ayudados si es menester por las cinchas de carraca, para garantizar que la unión queda perfectamente cerrada. Como tenemos que trabajar con guantes pero en este proceso tenemos que ejercer fuerza con las manos, estos se nos romperán con facilidad, para esta tarea es mejor emplear guantes de nitrilo gruesos o de neopreno.

Vamos avanzando poco a poco sin escatimar con la cinta. Tenemos que lograr una junta bien cerrada por la calidad del la adhesión y por la estética del acabado.

011_zps5pjhnfhuTerminamos por la popa…y podemos respirar!!!.

Al día siguiente retiramos la cinta de embalaje y empezamos a repasar la junta con cepillo fino en algunos puntos y en otros solamente con lija según necesidad.

Extendemos el lijado unos 10cm por encima y por debajo de la unión y acotamos con cinta de carrocero una franja de 6 a 8cm.

Laminamos con una tira de fibra de vidrio de 120 0 160g (más no, ya que podría afectar a la trasparencia del laminado).

Cuando el laminado esté algo duro con un cúter bien afilado cortamos por la línea que nos manda la cinta de carrocero, de esta forma nos quedará un trabajo bien acabado y nos facilitará mucho la lija.

Al día siguiente laminaremos la parte interior de la cabina (que recordemos que no tiene listones perimétricos) empleando cinta de fibra de vidrio o de carbono. Yo empleo de carbono más que nada por estética, pero esto es opcional.

Como es complicado llegar a la parte más alejada del la bañera y próxima al mamparo delantero, hay un truquillo también aquí que nos es de utilidad.

Medimos el largo exacto de cinta que nos hará falta. Cortamos el trozo requerido y lo extendemos en una tabla. Lo impregnamos de resina por las dos caras y lo enrollamos consiguiendo un “ovilló”. Ayudados con la espátula o un listón de madera lo depositamos en la parte más alejada de la bañera y próxima al mamparo delantero, y con la ayuda de una brocha que con anterioridad hemos sujetado a un listón de madera, vamos presionando y situando la cinta a la par que vamos desenrollando el “ovillo”. A los 30 o 40cm ya podremos emplear la brocha directamente con las manos.

Ahora solo nos queda terminar de sellar los mamparos a la cubierta, ya que esta zona no se puede completar hasta que casco y cubierta estén pegados.

Es una tarea algo engorrosa ya que en algunas zonas trabajamos prácticamente a ciegas, pero al mismo tiempo son zonas que no se ven por ningún lado, por lo cual el acabado estético es menos importante. Aquí también podemos emplear un truco (otro!). Consiste en prepara la mezcla de resina o de adhesivo y luego con ayuda de una pequeña espátula introducirla en una jeringa de plástico de las grandes. Esto nos facilitara mucho el proceso ya que nos aporta control y precisión. Para sellar el mamparo más alejado colocaremos a nuestra jeringa una cánula de los botes de silicona si no llegamos con el brazo.

Con un pequeño espejo y una linterna iremos inspeccionando nuestro sellado para localizar zonas mal selladas y poder arreglarlas.

Y ya tenemos nuestro flamante kayak pegado!!!…