los tambuchos

25 de enero de 2016

Seguimos completando etapas y ahora es el momento de los tambuchos.

A este apartado creo que debemos dedicarle su tiempo pues es de gran importancia y de la decisión que tomemos dependerán bastante las prestaciones de nuestro kayak. Sin querer ponerme “trágico” paso a contaros mi punto de vista.

Hay muchas formas de dotar a nuestro kayak de tambuchos, algunas de ellas autenticas obras de ingeniería poco prácticas difíciles de llevar a cabo y además nada funcionales y lo que es peor… poco estancas. También en ocasiones se pretende hacer un tambucho estanco a base de burletes de goma y presionando con cintas; en otros casos se emplean tapas roscadas de tambucho planas de plástico hasta cierres tipo “olla espres” etc, etc. Todas ellas con resultados bastante pobres.

En mi opinión, si queremos un tambucho funcional y “estanco” tenemos que recurrir queramos o no, a los tambuchos de goma. Lo pongo entre comillas porque ningún tambucho es 100% estanco, ni tan siquiera éstos, pero con diferencia son los que más se aproximan.

Voy a hablar de dos sistemas de tambuchos que a mí me parecen los más razonables comentando sus pros y contras.

El sistema quizás más extendido consiste en practicar un recorte en la cubierta, en el lugar, con la forma y el tamaño deseados. El recorte resultante será la tapa del tambucho.

tambuchos 7Este sistema tiene la ventaja de que conserva integramente las formas y la estética de la madera . Pero como comentaba anteriormente, no tendremos un tambucho suficientemente estanco y dependiendo del uso que pretendemos darle al kayak tendrá más o menos importancia. Pero, desde luego, nos evita hacer la inversión en los tambuchos de goma. Si elegimos este sistema, tenemos dos opciones de ejecución con respecto al cierre de la tapa. Una consiste en aplicar presión por encima de la tapa mediante cintas y tensores, y otra el aplicar la presión por dentro mediante un elástico que tira de la tapa hacia el interior del casco, este último aporta más “limpieza” estética al trabajo.

DSCN1631

DSCN1632

 

 

 

 

 

Cuando tengamos la tapa recortada de la cubierta (cosa que haremos con sumo cuidado con una hoja de calar fina y nueva), lijaremos los contornos de la tapa y del hueco. Ahora tenemos que crear un labio para que apoye la tapa sobre el hueco sin introducirse dentro del kayak. En este labio colocaremos el burlete adhesivo; no es difícil encontrarlo en almacenes de suministros industriales ya que tiene muchos usos y los hay de varias tamaños y gruesos. Es importante tener el burlete en nuestro poder cuando iniciamos nuestro trabajo, de esta forma podemos calcular cuánto tenemos que bajar el labio para que la tapa de nuestro tambucho quede enrasada con el casco. Esto estéticamente queda mejor, aparte que ayudar a que una ola que azote nuestra cubierta no la arranque de su ubicación. El adhesivo de estos burletes es de mucha calidad con lo cual el burlete no nos tiene que dar problemas. Después de esto, es cuando decidimos qué tipo de fijación aplicaremos a la tapa de los dos que hemos comentado. Empleemos un sistema u otro, siempre tenemos que fabricarlo antes de cerrar el casco con la cubierta, ya que parte del trabajo de ejecuta por dentro y como seguro que ya sabéis es mucho más fácil trabajar con el casco abierto.

tambuchos 8

Yo en mis kayaks, después de múltiples pruebas y experimentos, tengo claro que coloco tambuchos de goma. Cierto es que tengo que hacer la inversión en los tambuchos y en adhesivo para su fijación, más el trabajo de fabricarle el soporte de madera donde va ubicado, pero creo que merece la pena. Se obtiene un tambucho lo más próximo a la estanqueidad total, práctico, cómodo y simple; estéticamente muy integrado cuando el kayak también lleva instalado la bañera en fibra de carbono como es mi caso.

tambuchos 1Lo más complejo de este trabajo consiste en conseguir los soportes de los tambuchos. Si bien se puede crear de varias formas yo he optado por fresarla de un tablón de madera mediante una fresadora de control numérico (CNC). No es un trabajo nada difícil para una maquina de este tipo, ahorrareis mucho tiempo y obtendréis un resultado que difícilmente podréis lograr de otra forma, además no supondrá un gasto demasiado elevado.

tambuchos 3

tambuchos 4

 

 

 

 

 

 

 

 

Debéis tener los tambuchos en vuestro poder para poder sacar las medidas y la forma que tiene que tener este soporte de madera. Luego no tenemos más que acoplarlo a nuestro casco mediante un recorte usando de plantilla el mismo soporte, recortando, dejando visto el trazo y acoplando médiante una escofina de corte suave y lija hasta que quede perfectamente encajado. Merece la pena dedicarle su tiempo a este menester ya que la zona está muy a la vista y debe quedar bien. Cuando la pieza encaja perfectamente en el hueco trazaremos el sobrante de madera por debajo y lo rebajaremos para que quede solo la madera necesaria. Pegaremos la pieza al hueco del casco mediante cola blanca de madera, dejando un pequeño filo en la superficie para repasarlo cuando esté seco. Una vez repasado por fuera y por dentro, se lamina también por ambas partes con fibra de vidrio solapando el laminado un poco sobre la cubierta y la parte inferior de ésta.

tambuchos 5 tambuchos 6

Este proceso llega hasta aquí. Los aros de plástico de los tambuchos los pegaremos justo al final de nuestra construcción.

Reconozco que es un trabajo algo trabajoso y que requiere de cierta precision; aparte nos “obliga” a tener que contar con el exterior para el CNC, pero creo que merece la pena el resultado y lo que nos aporta de estanqueidad. Si no queremos enfrentarnos a este trabajo, siempre tendremos la otra opción.

Ya queda menos!!.

2015-04-09 19.15.59