PALA CON HOMBROS O SIN HOMBROS.

A menudo se considera que una pala groenlandesa “tiene” que tener hombros; de hecho, la mayoría de las palas que fabricamos los llevan. Pero la verdad es que podemos encontrar el concepto “sin hombros” con frecuencia en los múltiples variantes de palas inuíts de las que se tiene conocimiento. (Pincha aquí para consultar uno de los artículos que apoya esta opinión).

En nuestra opinión, a favor de las palas con hombros podemos decir que favorecen un agarre de la mano más ergonómico y un control total sobre la posición de la pala que mejora sin duda la exactitud de las maniobras.

La ventaja principal de la pala sin hombros es, sin duda, la libertad de movimiento que ofrece a la hora de deslizar las manos horizontalmente y cambiar la posición de agarre sobre la pértiga ampliando al doble, por ejemplo, la palanca ejercida sobre una palada circular (deslizamiento que facilita la longitud de la pértiga europea. ver Pala Híbrida).