Vamos a por la cubierta del surfski “Spray”…

Empezamos a fabricar la cubierta iniciando el trabajo sobre la tira que delimita el final del casco.

Después de colocar estas tiras, colocaremos la tira central de la cubierta. A esta última tira le suelo dar de ancho unos 12mm para que no altere la curvatura del casco. De nuevo, esta forma de trabajar nos permitirá avanzar en varias zonas de la cubierta sin tener demasiados tiempos muertos.

Las primeras tiras del casco (desde la unión del casco hacia arriba) recorrerán todo la cubierta de proa a popa, pero pasadas varias tiras ya podremos beneficiarnos del hueco de la bañera para trabajar sin juntas, es el momento también de emplear tiras que hemos descartado por cortas en otros puntos de la construcción.

Para no quedarnos cortos ni demasiado largos con las tiras, desde el principio de la fabricación de la cubierta, tendremos ubicada y delimitada la zona de la bañera. En este caso al tratarse de un surfsky, esta zona es bastante grande.

Seguimos trabajando con el protocolo habitual hasta cerrar el casco. Ni que decir tiene que en este proceso podemos añadir toda la decoración y combinaciones de maderas que nos guste. En el caso que nos ocupa se trata de una pieza de marquetería, aunque no la colocaré hasta que el casco este cepillado y lijado y antes de la laminación.

Terminadas todas las tiras…cepillamos, raspamos y lijamos…en fin!!…las horas más “zen”.

Par evitar deformaciones del casco (de nuevo) soltaremos el casco de la cuadernas, aquí veréis lo practico que es el “tironcito” al esparadrapo que dejamos por el exterior del casco. Una vez suelto el casco, calzaremos las cuadernas por debajo para que se eleve la cubierta y podamos laminar cómodamente sin peligro de que un laminado se nos pegue con el otro.

Aplicamos como en el casco una mano de agua para localizar manchas de cola y una vez seco, lijamos, imprimamos y laminamos como hicimos con la cubierta.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.