Laminado exterior del casco.

Este es el paso previo a la extracción de las cuadernas para prepararlas para comenzar a instalar las tiras de la cubierta.

Su importancia radica en que si no lamináramos antes de retirar el casco de las cuadernas, comprometeríamos su integridad, ya que el casco fuera de la estructura de cuadernas es muy frágil. Una vez laminado de esta forma, manipularemos el conjunto con tranquilidad y evitaremos deformaciones en el casco. Dicho esto, acción!!…

Partíamos de un casco bien lijado y libre de polvo. No vamos a laminar el casco del tirón. Antes de laminar vamos a dar una imprimación con la misma resina con la que luego laminaremos.
Esto tiene como finalidad por un lado aumentar la adherencia del tejido a la madera y por otro, saturar los poros para que en la fase del laminado no aportemos más resina de la necesaria para impregnar el tejido de fibra de vidrio lo que seria un aumento de peso innecesario sin aumento de fortaleza estructural; un gasto tonto de resina epoxi que como ya sabemos no es nada barata. Por último, evitaremos el efecto de “flotación” del tejido ya que si lamináramos directamente sobre la madera, ésta empezaría a absorber la resina, el tejido se nos quedaría seco, aportaríamos más resina y puede que el tejido terminara flotando encima de una capa excesiva de resina con la consiguiente perdida de adherencia sobre la madera…ésto es importante …..”!como siempre!” diréis… jejeje!!.
Tipos de resinas epoxi hay muchas; cada cual con unas características y comportamientos distintos. Emplearemos una resina formulada para laminar madera con un coeficiente de elasticidad alto y emplearemos un endurecedor lento para trabajar sin nervios y poder dedicar al laminado todo el tiempo que necesite.

Con respecto al tejido…hay un mundo, pero yo recomiendo emplear tejidos de fibra de vidrio de calidad. Los tejidos “silionne” son mi primera elección y podemos emplear tejidos de gramaje (peso) desde 100 a 160g m2.

Utilizar un gramaje excesivo ( de más de 160g) es innecesario y dependiendo del tejido, el laminado podría perder transparencia. Además de esto volveríamos a aportar peso pero no más fortaleza.

La configuración del tejido que más nos ayudará en nuestro trabajo es el “Sarga” o tejido cruzado. Es el que mejor se adapta a las formas curvas como es el caso de un kayak. El tejido “tafetán” también es válido pero es algo más duro de adaptar a las formas… aunque es viable.

Esta parte de tejidos, resinas y técnicas de laminado lo explico ahora y más adelante cuando estemos laminando otras partes del kayak. Os remitiré a este apartado para no repetirme.
Laminamos…
Extendemos nuestro tejido de fibra de vidria sobre el casco del kayak (osrecuerdo que tiene imprimación y ésta, una vez seca, es lijada y sin polvo). Ahora, con nuestro equipo de seguridad puesto (mascarilla y guantes), procedemos al mezclar la resina con su endurecedor. Es más fiable calcular la proporción resina/endurecedor por peso mediante una báscula de precisión.Otra forma seria por volumen, pero el primer sistema es más eficaz y simple.

Hacemos la mezcla en un baso de plástico y movemos y removemos la mezcla muy, muy bien. Esto es importante (otra vez!!) y los palitos depresores que emplean los médicos son ideales. Nunca mezclaremos demasiada cantidad: sobre 100g de producto es bastante correcto. Iremos preparando más mezclas según nos requiera el trabajo. La resina epoxi es muy sensible a la temperatura sobre todo a la baja; lo ideal es trabajar sobre 20/25º. Si laminamos con mucho frió la resina no estará fluida y le costará mucho impregnar el tejido y endurecerá con dificultad o simplemente no endurecerá. Esto también es…importante!!.

 

Ayudados con una brocha, aplicamos la resina desde el centro del kayak hacia las puntas cambiando de proa a poca en cada sección que laminemos. Luego, con una espátula de goma (nunca negra) para que no deje marcas, estiraremos y eliminaremos el exceso de resina. Este proceso de eliminación de resina con la espátula lo iremos repitiendo
varias veces durante el proceso de laminado.
A veces, según el modelo de kayak, tendremos que hacer algún corte al tejido en la proa y la popa ya que no podrá adaptarse al casco por si solo, pero esto no es ningún problema. Es necesario asegurarse de que todo el tejido queda bien impregnado y sin burbujas de aire. Como estamos empleando un endurecedor muy lento podremos dar una última pasada con la espátula de goma y dejar el laminado bien estirado y con la resina justa, sin charquitos de resina sobrante.
Ya tenemos el casco laminado por el exterior!!…a dejarlo endurecer!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.